Nan Green ()

Activista política. Nacida el 1904 en Nottingham y educada en Beeston y Birminghan en el seno de una familia conservadora empobrecida. Los acontecimientos posteriores a la primera guerra mundial (el racionamiento, el auge del movimiento obrero y la depresión), la rebelan contra la familia y su política conservadora, y la comprometen políticamente en el movimiento obrero y el partido Comunista.

Se casa con George Green, músico y compañero activista, y tienen dos hijos. Con el estallido de la guerra civil española, su marido se une a las Brigadas Internacionales a favor de la causa republicana. Un compañero de Greene, Wogan Philips, un adinerado aristocrático, es herido en la frente y lo envían a casa. Philips creyó que las capacidades organizativas de Nan Green podrían ser útiles en España y se ofreció a pagar a los niños el coste del internado que ella escogiera. Después de una noche de insomnio, intentando sopesar su deseo de ser útil a España contra su deseo de quedarse con los niños, finalmente se decide a marchar.

Nan se traslada a Huete (Cuenca) a trabajar en los servicios médicos dejando los hijos a cargo de Wogan Phillips, futuro primer comunista de la cámara de los Lores. Llega a mediados del año 1937, y un año más tarde forma parte del equipo médico instalado en la cueva-hospital de Santa Lucía de La Bisbal de Falset (Priorat), que se convierte en uno de los más destacados de la retaguardia republicana durante la batalla del Ebro. Su marido, sin embargo, muere en combate en la batalla del Ebro el último día de combate de las Brigadas Internacionales, el 23 de septiembre de 1938. Ella no se entera hasta meses más tarde.

Retirada de la guerra, Green sigue manteniendo su compromiso con la causa republicana y sus refugiados durante la segunda guerra mundial. En 1943 se convierte en secretaría de la Asociación de las Brigadas Internacionales donde trabajo durante años. Además, se involucra activamente en el movimiento por la paz, ayudando a organizar la conferencia de Paz en Sheffield. Posteriormente se traslada a Pekín para trabajar primero como traductora de español y luego como directora de una revista en lengua inglesa. Tras una breve estancia en Suráfrica, regresa a Londres donde sigue trabajando por los Brigadistas Internacionales. Muere en 1984 después de escribir sus memorias: Chronicle of Small Beer: the Memoirs of Nan Green. Sus cenizas están esparcidas por tierras ebrenses.